jueves, 18 de octubre de 2018

Jueves - Oración de la noche

Padre Santo, te doy gracias por este día, porque en todo momento estuviste conmigo, gracias por haberme librado de todo peligro, gracias por la paz que me das, por ser mi guía y mi protector, te pido me des un descanso tranquilo, manda tus ángeles para que cuiden nuestro hogar en esta noche.

Te pido alejes todo mal, que el enemigo no pueda tocar nuestras almas; la noche esta obscura y el enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar, pero yo se que en ti estamos seguros, te pido protejas mi hogar y mis vecinos, llena nuestros hogares con tu presencia.

Gracias mi Dios porque se que Tu eres fiel y no nos abandonas ni de día, ni de noche. En ti mi vida esta segura y en ti encuentro la paz que necesito día a día.

Te doy las gracias por ser mi fuerza, por darme la victoria en cada lucha y prueba. No permitas que me aleje de tu presencia. te pido que el día de mañana pueda yo servirte aun con mas amor y entrega.

Antes de irme a dormir te pido perdón si te falle, pues no soy perfecta, pero en ti encuentro siempre el perdón y tu misericordia es grande para con nosotros, ayúdame a mañana ser una mejor persona y pueda hacer tu voluntad. 

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. Amen.




Le invitamos a leer esta lectura bíblica antes de dormir: Salmos 32:1-11 La dicha del perdón

Salmo de David. Masquil.

1 Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

2 Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay engaño.

3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos En mi gemir todo el día.

4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

6 Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.

9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti.

10 Muchos dolores habrá para el impío; Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos; Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario