martes, 9 de octubre de 2018

Conozca la maldición que esconde la noche de halloween.

Sabemos el debate que se hace cuando se acerca la fecha a finales del mes de octubre, el debate acerca de Halloween sigue creciendo en muchos círculos cristianos. Existen varios grupos de cristianos que intentan justificar este tipo de celebración, pero también existen otros que aseguran que participar de esta celebración ayuda a difundir el evangelio.



De acuerdo a una escritora cristiana Anna M. Aquino, asegura que varias personas destacan “el lado inocente de Halloween”, también advirtió que tal apariencia “inofensiva”, es un intento de desenmascarar la brujería y qué importancia tiene en esta fiesta.




Allí ella junto a su esposo expresan que crecieron participando de estas fiestas, pero luego cuando crecieron entendieron cuál es el verdadero significado de la fiesta y llegaron a la conclusión de que sus hijos no participaran de ella.

Aquino declaró: “Mi marido y yo, ambos, crecimos conmemorando Halloween, yo diría que los dos teníamos la educación estereotipada de hacer rostros de calabazas y pasar en las casas, tocando campanas con la frase: ‘Gustos o travesuras’. Mi familia hacía fiestas de Halloween y “me recuerdo de tener una fantasía plástica de Smurfette y vestirla con orgullo. Al principio, Halloween era algo que parecía inocente para mí”.

Ella dice que llegó a trabajar en una tienda pura y exclusivamente para la noche de Halloween, cuando era solo una joven y fue justamente este empleo que pasó a incomodarla sobre el real significado de la fiesta.

“Lo que yo entendía mientras crecía fue que verdaderamente el enemigo de la justicia existe, y que está ahí para robar, matar y destruir, pero de algo estamos completamente seguro y es de que Dios es más grande, Jesús vino para que podamos tener vida y vida en abundancia”. Usted y yo demos estar convencido de esto, Dios es Todopoderoso y reina para siempre.

Pareciera increíble pero dentro nosotros el pueblo de Dios existe Justificaciones al respecto.

Sabemos que dentro del mismo pueblo de Dios hay algunos argumentos que utilizan para estas fiestas “sólo diversión y juegos” o “Nosotros vestimos a nuestros hijos con fantasías que no tienen maldad.” Sin embargo lo que mucho no saben es que al decir: ‘gustos o travesuras’, usted está diciendo “Me da un dulce o yo te voy a maldecir”. Esta es la razón por la que no quiero que esto lo hagan mis hijos. Mi esposo y yo simplemente no podemos alentar esta fiesta en nuestra familia “.



La pregunta del millón estamos nosotros siendo lo suficientemente responsable como para enseñar a nuestros hijos que somos diferentes al mundo y que por esta razón no tenemos que parecernos a ellos porque mientras más nos parecemos al mundo menos nos parecemos a Dios. Recordemos lo que dice la sagradas escrituras que si nos constituimos amigos del mundo nos constituimos enemigo de Dios pero si que nos hacemos amigos de Dios nos constituimos enemigos del mundo.

Es tiempo de ser diferente y tomar nuestra cruz y seguir a Jesús, amémonos los unos a los otros y busquemos y acerquémonos a Dios y él se acercará a nosotros. Bendito y alabo sea el Dios de Israel. Como pueblo de Dios también tenemos la responsabilidad de orar por la paz de Jerusalén y las demás naciones del mundo.

Fuente consultada: tiempocristiano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario