sábado, 8 de septiembre de 2018

Sábado - Oración de la noche

Mi Dios ha llegado la noche, me permites contemplar la luna y las estrellas, lo bello que tu has creado para nosotros, pero sobre todo me permites seguir junto a mi familia, mis padres, mis hermanos, gracias por tenerlos aun con vida.



Nunca podre pagarte todo lo bello que has hecho en mi, tu hermoso amor fue tan grande que enviaste a tu Hijo Amado a morir por mi aun si merecerlo, me conoces desde antes que naciera y me has amado siempre, solo puedo entregarte mi vida para que habites en mi corazón.

Gracias mi Dios, enséñame a valorar la vida, enséñame a valorarte a Ti porque tu eres mi vida, sin ti yo no existiera, sin ti hoy no respirara.

Antes de terminar esta pequeña oración te pido por todas aquellas personas que hoy están necesitando un abrazo, un consuelo, te pido que les des la paz que necesitan, abrázalos mi Dios, puedan sentir tu inmenso amor, se den cuenta que no están solos en esta vida, que vean que te tienen a ti, y ayúdame a mi también a dar amor a todas aquellas personas, ayúdame a dar de lo mucho que tu me das.

Me voy a dormir mi Dios y en tus manos dejo hoy mi vida y todas mis luchas, pues se que en ti mi vida esta segura y en ti esta la victoria. Amen.





Lectura para leer antes de dormir: Eclesiastés 3:1-15

Todo tiene su tiempo

1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. 

2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; 

3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; 

4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; 

5 tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; 

6 tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; 

7 tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; 

8 tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. 

9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?

10 Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. 

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. 

12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida; 

13 y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. 



14 He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres. 

15 Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario