miércoles, 15 de agosto de 2018

Palabra del Dia: Esperanza en tiempos de incertidumbre

Los periodos de  adversidad— económica o de otro tipo— no toman a  Dios por sorpresa. Él sabe todo lo que está pasando en nuestro mundo. También sabe lo que ha de venir, sus propósitos eternos, redentores y para glorificarse a Sí mismo.



Dios se preocupa de cómo las circunstancias adversas afectan las vidas de Sus hijos. Esas circunstancias pueden ser a veces intensas y dolorosas, pero no hay necesidad de que nos abrumen o roben nuestra paz. De hecho, en  último caso, ¡cualquier cosa que nos haga necesitar a Dios es una bendición!

Muchas veces será necesario pasar por situaciones difíciles, y no es que Dios sea malo, es que es algo que necesitamos en nuestras vidas para avanzar, para madurar espiritualmente, para aprender a poner nuestra confianza plena en El, muchas veces cuando las cosas marchan bien nos olvidamos de Dios y nos vamos alejando poco a poco de El, es por eso que viene eso a nuestras vidas para acercarnos nuevamente a El, para poner nuestra mirada en El y si nos estamos desviando del camino volver a el, los planes de el son perfectos y aunque no lo entendamos todo tiene un gran propósito al final de cada prueba veremos el gran poder de Dios manifestado en nuestras vidas.

Mira hacia arriba, en lugar de hacia afuera o hacia adentro. Nuestra respuesta a los tiempos turbulentos estará determinada por nuestra perspectiva y en donde está nuestro enfoque. La gente debería ser capaz de mirar a los cristianos y ver una respuesta a la presión que sea claramente diferente— "¡inexplicable!" (Filipenses 2:14-15)
  
Respuesta Natural                                                    

• Enfoque: exterior (circunstancias); interior (yo) 
• Miedo / inseguridad
• Acumular (aferrarte a lo que tienes)                                                    
• Depresión / desesperación                            

Respuesta Sobrenatural

•Enfoque: hacia arriba (Dios)
•Fe / confianza en el Señor
•Generosidad (¡Compartir lo que tienes!)
•Alegría / ¡esperanza!





Dile a Dios tus necesidades. Pídele provisión, sabiduría, dirección y gracia para perseverar. Pídele a Dios que utilice este tiempo de confusión e incertidumbre para traer  avivamiento y despertar espiritual a nuestras iglesias y a nuestro país. (Lucas 11:2-3; Fil 4:5-6)

¿Has orado al respecto? ¿Estás  pidiéndole  a Dios que te proporcione tu "pan de cada día" y que te muestre qué pasos de acción Él quiere que tomes? ¿Estás orando por  avivamiento?

Aprender el secreto del contentamiento. El contentamiento fluye de creer que Dios ha provisto todo lo que necesitamos para el momento presente y que Él proveerá todo lo que necesitaremos en el futuro. (Salmos 73:25; Fil 4:11-13;  1 Timoteo 6:6-8)

¿Son las semillas del descontento evidente en tus palabras o espíritu —estás murmurando, quejándote, inquietándote, expresando que lo que Dios te ha provisto no es suficiente para satisfacer tus necesidades?

Pídele a Dios que haga cumplir Sus propósitos. Dios usa la adversidad para mostrarnos lo que hay en nuestros corazones, para purificarnos, y para que profundicemos acerca de  nuestra dependencia de Él. Los tiempos de  escases pueden llegar a ser tiempos de gran bendición, ya que la gente se despoja de sí misma y sus corazones se vuelven hacia el Señor. (Dt. 8:3)

¿Estás más centrado en la satisfacción de tus propias necesidades y en  resolver tus problemas, que en ver  los propósitos redentores de Dios cumplirse en tu vida, en los que te rodean, y en nuestro mundo? ¿Estás dispuesto a sufrir la pérdida, y de ser necesario,  ser materialmente pobre, si eso resultara en glorificar a Dios y en el avance de Su reino?

Permite que Dios  purifique tu corazón. Los tiempos difíciles pueden ser un medio para la disciplina de Dios—tanto personal como colectiva. Pregúntale  a Dios lo que Él está tratando de decirte a través de estas circunstancias, deja que Él busque en tu corazón, y luego responde con humildad y obediencia. (Salmo 139:23-24)

¿Hay algún pecado que necesitas confesar—por ejemplo, vivir por encima de tus posibilidades, el miedo, la codicia, los valores temporales, la amargura, la retención de los diezmos del Señor, la falta de compasión por los necesitados?

Permite que Dios reordene tus prioridades cuando sea necesario. Los tiempos de dificultades económicas o  de pérdidas,  exponen lo que es más importante para nosotros y lo que de verdad nos gusta. Proporcionan una oportunidad para identificar cualquier tendencia a acumular "cosas" que no necesitamos, y nos hacen tomar medidas para desarrollar un estilo de vida más moderado. (Lucas 12:15, 31, 34)

¿Necesitas redefinir cuáles son tus "necesidades"? ¿Necesitas hacer algunos ajustes en tus gastos, con el fin de ser capaz de vivir de acuerdo a tus posibilidades y / o dar más para satisfacer las necesidades de los demás?

Pon tu confianza en el Señor. En El se puede confiar. Él te ama, Él conoce lo que enfrentas, y Él tiene cuidado de ti. Estas circunstancias no lo han cogido con la guardia baja. Él todavía está en Su trono y está haciendo cumplir Sus propósitos en tu vida y en el mundo. Confía en Él para que satisfaga tus necesidades —Él proveerá.



Regocíjate en el Señor. No dejes que el enemigo te robe la alegría— ¡a pesar de lo que está pasando en el mundo o de tu situación financiera personal! Si lo tenemos a Él, somos ricos, tenemos todo lo que necesitamos, y tenemos razones para alegrarnos! (Hab. 3:17-18)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario