miércoles, 15 de agosto de 2018

Oración de la mañana del día Domingo

Permite Padre mío, que las horas no pasen de por sí, que cada minuto que transcurra sea de buen provecho; y que así, el tiempo transcurra casi sin darme cuenta, porque mi mente ha estado enfocada en las cosas que he hecho. 

Permite Padre mío, que al verme en algún momento en algún aprieto, pueda yo recordar que sólo se trata de una prueba y tu mostraras una vez más tu gloria y poder. Que ante la dificultad de las pruebas, pueda yo desplegar todo mi potencial, porque tú me das las armas, las herramientas necesarias para salir adelante en lo que hago, sea en lo que sea. 

Y que después, pueda sentirme orgulloso de mis acciones. Por último, he de pedirte que, al llegar las horas donde la luna reemplace al sol y las estrellas a las nubes, pueda mirarte al cielo agradecido, y elevando mis manos y enviándote una sincera oración, pueda mostrarme complacido por todo lo que transcurrió en mis anteriores horas… siempre deseando que al día siguiente las cosas puedan ser mucho mejor, y así seguir demostrando tu grandeza a quienes me ven y rodean. Todo sea de acuerdo a tu voluntad mi Señor, Amen




Lectura Bíblica de hoy en: S.Juan 15:1-17 Jesús, la vid verdadera

1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 

2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 

3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 

4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 

5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 

6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. 

7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. 

8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. 

9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. 

10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 

11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

12 Éste es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 

13 Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos. 

14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. 

15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. 

16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 

17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario