viernes, 1 de junio de 2018

Oración de la mañana del dia Sabado

Amado Dios, gracias por darme la dicha de despertar en este nuevo día y vivirlo en compañía de mi familia y las personas que amo.

Gracias por darme tus hermosas bendiciones, por tu bondad, amor y generosidad, por ser mi amigo, mi refugio, mi certeza y mi proveedor.



Gracias mi Dios por mi hogar, por el aire que respiro, por los alimentos, por la paz de tu Palabra y por la esperanza que me dan tus promesas. Padre celestial, cada día que pasa te necesito más en mi vida, te pido que nunca te alejes de mi camino y que me perdones si alguna vez te he fallado.

Padre celestial, mi fe y mi esperanza están puestas en Ti y en tus tiempos perfectos. Por favor sé mi guía en este día que apenas comienza, orienta mis pasos y llévame por el camino correcto, dame fuerza para afrontar los retos, fe para mantenerme firme aun en medio de la tristeza y un corazón noble y una mente sabia para actuar de acuerdo a tus mandatos.

Protege también a mi familia y a mis amigos. Te suplico que cuides de ellos, dales salud y sanación, cúbrelos con tu manto de amor e ilumínalos en sus deberes y actividades. Llévate nuestras preocupaciones, miedos e inseguridades y ayúdanos a avanzar felices por el bello camino de la vida.

Amado Dios, en este día te entrego a Ti todo lo que soy y todo lo que tengo. Por favor guía mis pasos y permite que en mi vida brille la alegría, la esperanza, la paz y tu hermosa bendición, Amén.




Lectura Bíblica de hoy en: Isaías 41:21-29

Dios reta a los falsos dioses

21 Alegad por vuestra causa, dice Jehová; presentad vuestras pruebas, dice el Rey de Jacob. 

22 Traigan, anúnciennos lo que ha de venir; dígannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro corazón en ello; sepamos también su postrimería, y hacednos entender lo que ha de venir. 

23 Dadnos nuevas de lo que ha de ser después, para que sepamos que vosotros sois dioses; o a lo menos haced bien, o mal, para que tengamos qué contar, y juntamente nos maravillemos. 

24 He aquí que vosotros sois nada, y vuestras obras vanidad; abominación es el que os escogió.

25 Del norte levanté a uno, y vendrá; del nacimiento del sol invocará mi nombre; y pisoteará príncipes como lodo, y como pisa el barro el alfarero. 

26 ¿Quién lo anunció desde el principio, para que sepamos; o de tiempo atrás, y diremos: Es justo? Cierto, no hay quien anuncie; sí, no hay quien enseñe; ciertamente no hay quien oiga vuestras palabras. 

27 Yo soy el primero que he enseñado estas cosas a Sion, y a Jerusalén daré un mensajero de alegres nuevas. 

28 Miré, y no había ninguno; y pregunté de estas cosas, y ningún consejero hubo; les pregunté, y no respondieron palabra. 

29 He aquí, todos son vanidad, y las obras de ellos nada; viento y vanidad son sus imágenes fundidas.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario