domingo, 17 de junio de 2018

Oración de la mañana del día Lunes - Lectura Bíblica en: Isaías 41:21-29

Amado Padre, hoy te doy las gracias por darme la dicha de ver un nuevo amanecer y poder vivirlo en compañía de mi familia y las personas que amo.



Gracias por llamarme tu hijo, porque puedo sentir el amor de un Padre amoroso, has llenado de bendiciones mi vida. Gracias Señor porque eres mi amigo, mi refugio, mi certeza y mi proveedor.


Te doy gracias por mi hogar, por el aire que respiro, por el pan de cada día, por la paz que me das, por darme fortaleza cada día, por darme la victoria cada vez que paso las luchas y pruebas, Tu eres mi roca, en ti esta mi vida. Padre celestial, cada día que pasa te necesito más en mi vida, te pido que nunca te alejes de mi camino y que me perdones si alguna vez te he fallado.





Confió en Ti, en Tu Palabra, en tus promesas, en tus tiempos perfectos, cada día me has ayudado a confiar mas en Ti, cada día que paso veo tus milagros, el milagro de la vida, puedo ver tu gran amor, quiero amarte no solo de palabras, sino demostrarte mi amor con mis actitudes, que cada cosa que realice pueda yo glorificar tu nombre, ayúdame a ser paciente, bondadoso y los demás puedan ver que soy hijo tuyo.


Te pido en este dia protejas a mi familia, guíalos por el buen camino, puedan vivir tu Palabra, vivir conforme a tu voluntad. Llévate nuestras preocupaciones, miedos e inseguridades y ayúdanos a avanzar felices por el bello camino de la vida.


Padre, te entrego mi vida, has en mi tu voluntad, Amén.





Lectura Bíblica de hoy en: Isaías 41:21-29 
Dios reta a los falsos dioses

21 Alegad por vuestra causa, dice Jehová; presentad vuestras pruebas, dice el Rey de Jacob. 


22 Traigan, anúnciennos lo que ha de venir; dígannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro corazón en ello; sepamos también su postrimería, y hacednos entender lo que ha de venir. 


23 Dadnos nuevas de lo que ha de ser después, para que sepamos que vosotros sois dioses; o a lo menos haced bien, o mal, para que tengamos qué contar, y juntamente nos maravillemos. 


24 He aquí que vosotros sois nada, y vuestras obras vanidad; abominación es el que os escogió.


25 Del norte levanté a uno, y vendrá; del nacimiento del sol invocará mi nombre; y pisoteará príncipes como lodo, y como pisa el barro el alfarero. 


26 ¿Quién lo anunció desde el principio, para que sepamos; o de tiempo atrás, y diremos: Es justo? Cierto, no hay quien anuncie; sí, no hay quien enseñe; ciertamente no hay quien oiga vuestras palabras. 


27 Yo soy el primero que he enseñado estas cosas a Sion, y a Jerusalén daré un mensajero de alegres nuevas. 




28 Miré, y no había ninguno; y pregunté de estas cosas, y ningún consejero hubo; les pregunté, y no respondieron palabra. 


29 He aquí, todos son vanidad, y las obras de ellos nada; viento y vanidad son sus imágenes fundidas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario