miércoles, 27 de junio de 2018

Oración de la mañana del dia Jueves

Mi Padre amado hoy te doy gracias por la bendición tan grande que me das al despertar un día mas, son tantas tus bondades que has tenido conmigo que no tengo como pagarte, pero te ofrezco un corazón sincero que solo quiere amarte, te ofrezco mi vida y todo mi ser, para que tu me moldees conforme a tu voluntad. 



En esta hermosa mañana te vengo a pedir por las personas que están en los hospitales, te pido que tu seas su medico y su sanador, te pido que pongas tu mano poderosa sobre sus cuerpos para que seas tu sanando en este momento, yo se mi Dios que para ti no hay nada imposible y tu puedes curar todo herida y quitar cualquier enfermedad, te pido los levantes de esas camas, y también te pido pueda llegar a ellos el mensaje de salvación pues mas importante es el alma de las personas, yo se que tu harás la obra completa en quien este dispuesto a recibirte en su corazón.

Mi Dios tengo tanto que pedirte y se que tu me escuchas y en ti confió. Padre,  dirige mi vida mi Dios, ayúdame a ser una persona justa, una persona dispuesta a dar amor, dispuesta a compartir las bendiciones que me das, Padre yo te pido me ayudes a ser un buen ejemplo para mi familia y para las personas que me rodean.




Mi Dios antes de terminar esta pequeña oración también te pido por mi familia entera, cuídalos mi Dios que nada malo les pase, ayúdalos a vencer las tentaciones y ayúdanos a servirte con amor. Hoy pongo mi vida, la de mi familia y la de mi nación en tus preciosas manos, te pido por todos tus hijos, todos Mi Dios te necesitamos día a día, amen.



Lectura Bíblica de hoy en: Romanos 8:28-39

Más que vencedores

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 

29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 

30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 

32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? 

33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. 

34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. 

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 

36 Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 



38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario