sábado, 30 de junio de 2018

Oración de la mañana del dia Domingo

Padre Santo en este bello amanecer vengo ante ti a entregarte mi vida, tu eres mi dueño, yo sin ti no soy nada, y te agradezco por todo lo que me has dado, gracias por darme la vida, yo te pido que me ayudes a valorarla y a vivir conforme a tu Palabra.



Te agradezco porque nunca me has abandonado, gracias por tu bella compañía, en momentos difíciles me has dado la paz que he necesitado, gracias mi Dios porque has convertido mi llanto en alegría.

Mi Dios han habido momentos en que e sentido no poder mas, pero tu me has tomado de tu mano y me has levantado, han habido ocasiones en que te siento lejos de mi, sin saber que es cuando mas cerca tu estas y es por eso que te agradezco que aunque yo no lo merezca tu has sido fiel aun cuando yo te fallo.




Mi Dios gracias por tu mucho amor, tus muchas bendiciones y tu gran fidelidad, ayúdame a ser fiel a tu Palabra, ayúdame hacer tu voluntad, y perdóname por las tantas veces que yo te he fallado.

Antes de terminar pongo la vida de mi familia en tus manos, cuídalos de todo mal. En este nuevo día quiero alabarte porque tuya es toda la gloria, mi alabanza es para ti mi Padre, amen.



Lectura Bíblica de hoy en: S.Juan 14:15-31

La promesa del Espíritu Santo

15 Si me amáis, guardad mis mandamientos. 

16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, 
para que esté con vosotros para siempre.

17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. 

19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. 

20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. 

21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 

22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 

23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 

24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros. 

26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. 

27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. 

28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo. 

29 Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. 



30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí. 

31 Mas para que el mundo conozca que amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vamos de aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario