lunes, 21 de mayo de 2018

Oración de la mañana del día Martes

Amado Dios, hoy te doy gracias por tantas cosas maravillosas que Tú haces en mi vida, pongo en tus manos todo lo que tengo, todo lo que anhelo y todo lo que soy. Gracias Señor porque tengo una hermosa familia, hay comida en mi mesa y tengo un cálido techo bajo el cual descansar.

También te doy gracias por cada momento que he vivido y porque puedo sentir que a cada instante Tú estabas conmigo acompañándome, susurrándome palabras de sabiduría y guiando mis pasos por el camino más seguro y conveniente.



Señor, te clamo para que derrames tu Santo Espíritu sobre mi vida y la vida de las personas que amo, te pido que cubras nuestros hogares con tu manto de paz y de amor, que lluevan abundantes bendiciones y que seas Tú protegiéndonos de todo mal y de los peligros.

Por favor mira nuestras vidas y nuestras necesidades, llevate las tristezas y las angustias, para que este nuevo día sea lleno de alegría, voluntad y esperanza. Te suplico que nos des fortaleza, tranquilidad y fe para vivir con la certeza de que todo saldrá bien y que con tu ayuda, seremos vencedores ante cualquier dificultad.

Padre celestial, te pido también por aquellas personas que atraviesan alguna dificultad, por los enfermos, por aquellos que no tienen un trabajo estable y por tantas personas que no tienen un hogar donde descansar. Te pido que tu gracia sea con todos los que te necesitan y que todos podamos encontrar respuestas en Ti.


Amado Dios, gracias por escuchar mi oración, Amén.




Lectura Bíblica en: Gálatas 6:1-10

1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 

2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 

3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. 

4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro; 

5 porque cada uno llevará su propia carga.

6 El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye.

7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 

8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 

9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 

10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario