jueves, 10 de mayo de 2018

Oración de la mañana del 11 de Mayo

Señor, en el silencio de este día que nace, vengo pedirte paz, sabiduría y fuerza.

Hoy quiero mirar el mundo con ojos llenos de amor;ayudame a ser paciente, comprensivo, suave y bueno. Pueda yo apreciar la bondad de cada uno de tus hijos.




Cierra mis oídos a toda murmuración y guarda mi lengua de toda maledicencia. Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.

Quiero ser tan bien intencionado y justo. Que todos los que acerquen a mi, sientan tu presencia. Revísteme de tu bondad; Señor, y haz que durante éste día yo te refleje. Amén.




Aquí les dejamos la Lectura Bíblica de Hoy si usted gusta leerla

Hebreos 12:1-11

Puestos los ojos en Jesús

1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 

2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. 

4 Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; 

5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

6 Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo.

7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 

8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 

9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 

10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 


11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario